Jóvenes de entre 14 y 17 años. Ya han llegado a la Unidad Esculta. Es un momento crucial en el desarrollo del jóven, empiezan a perfilar su personalidad, sus ideas, se plantean muchos interrogantes y definen sus ambiciones. En esta etapa el grupo cobra especial importancia, el “qué dirán” o “qué pensarán de mí” fluye dentro de la mente de todos. No les gusta, ni aceptan el ocio pasivo.

Quieren crear sus propios proyectos, algo que les guste y por lo que estén dispuestos a luchar. Los elaboran hacia el servicio comunitario abriéndose a la sociedad y afianzando su pertenencia y responsabilidad ciudadana. La técnica empleada para la autoformación, como se puede deducir, es la “Empresa”. La ejecución de un proyecto ideado por y para los escultas, asesorados y supervisados por los scouters. Con esto se logra que se responsabilicen con sus acciones y además, se impulsa su propia motivación. Por otro lado, toman conciencia de la importancia que juega la educación en su futuro. En definitiva son los protagonistas de su propio futuro.

El lema es “Unidad”.